Papel sostenibles

Este dicho popular de origen árabe, dice que hay tres cosas que se deben hacer en la vida antes de morir: tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. La interpretación y el orden en el que consigas estas tres metas puede ser diferente en función de tu persona. No se trata de tomar estas afirmaciones al pie de la letra. La moraleja de este proverbio puede interpretarse como que no estamos en la vida para pasar de forma desapercibida, sino que, cuando morimos todos deberíamos dejar un legado, un mundo mejor que ayude a futuras generaciones.

Hoy queremos ayudarte a conseguir, al menos, uno de estos tres propósitos. Pero no, no vamos a llegar a tanto como para que tu ‘Crush’ se acerque y te invite a salir (eso depende más de tí). Lo que vamos a intentar es decirte cómo plantar un árbol sin moverte de tu puesto de trabajo. Parece algo mágico ¿no?

Pero ¿cómo lo puedes conseguir?

A través de varias palabrejas que en principio puede que no te suenen de nada, pero significan mucho. Estas siglas son: PEFC™ (Programme for the Endorsement of Forest Certification) y  FSC® (Forest Stewardship Council).

Te has quedado como estabas, ¿verdad?

Para que se lo puedas explicar en la cena de navidad a tu cuñado, te diremos que: por cada árbol que se usa para papel, se plantan varios en su lugar para así llegar alcanzar la sostenibilidad con los bosques de tal manera que podamos seguir usando papel sin que la Madre Naturaleza se vea afectada por ello.

PEFC™y FSC® son dos certificados que obtienen solo unas pocas empresas. Éstas garantizan que el proceso del papel es sostenible y todos los pasos que se siguen están más vigilados que el botón rojo de la Casa Blanca. A este seguimiento continuo se le llama “cadena de custodia”, que parece el nombre de una película de las que echan los domingos a la hora de la siesta pero que en realidad es la forma de asegurar la sostenibilidad de la extracción de materia prima. Todo el papel que se distribuye con estos sellos viene de bosques sostenibles. Esto quiere decir que se ayuda a la conservación de la diversidad biológica y a la protección de especies. Pero no solo afecta a los bosques, sino a quienes trabajan en ellos. También se certifica que los trabajadores y comunidades locales tienen un salario y unos derechos dignos, además de promover el desarrollo económico.

Te hemos resuelto una de las 3 cosas que hacer en la vida. Pero aún hay más.

Escribir un libro es un legado que dejar a futuras generaciones y perpetuar tu existencia en la Tierra. Es como decirle al universo: “he estado aquí y tengo pruebas que lo demuestran”. Por eso es importante plantearse seriamente esta meta, aunque solo sea por satisfacción personal y tener el privilegio de poder contar nuestra historia a generaciones futuras. De media se tardan entre dos y tres años en escribir un libro. Parece bastante tiempo, pero si lo comparamos con los años que tenemos que trabajar para cotizar una buena jubilación (unos 35 de media), la verdad es que no son nada. Además, ten en cuenta que con el papel PEFC™ y FSC® estarás plantando árboles y dejando una sombra estupenda para que futuras generaciones se sienten debajo de ella para leer tu libro.

¿Estás preparado para dejar un mundo mejor?

¿Deseas saber más sobre papel y sostenibilidad?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

    He leído y acepto la política de privacidad